Granada -10

En el Parque de las Ciencias de Granada, en el llamado  Jardín de la Astronomía existe una colección de relojes solares. Este otro reloj es el más sencillo: El gnomón.

El gnomón o palo vertical es el instrumento astronómico más antiguo y sencillo. Por medio de la sombra que proyecta se puede estudiar la variación de la posición del Sol en el cielo a lo largo de todo el año. Se puede ver cómo las sombras son cortas en verano y largas en invierno; determinar los puntos de  puesta y salida de cada día; la altura máxima alcanzada por el Sol y la duración del año. Las líneas curvas de los extremos son la de los solsticios de verano e invierno y la línea recta central corresponde a los equinoccios de primavera y otoño. El gnomón permitió predecir la entrada de las estaciones y establecer los primeros calendarios. Las civilizaciones antiguas usaron menhires y obeliscos como gnomones.

Para ver cómo funciona se mira el centro de  la sombra  de la Y y se calcula  la hora. Hay que fijarse en la variación de la sombra a lo largo del día y de cada día del año. El centro del círculo se encuentra a 1,5m del suelo. Las líneas correspondientes a las fechas claves del año y a las horas solares del día ya están trazadas en el suelo.
 Este instrumento recoge toda la información sobre el movimiento aparente del Sol y sus consecuencias sobre la Tierra.
La sombra más larga corresponde al solsticio de Invierno,  que es el día en que el Sol está más bajo sobre el horizonte. Lo contrario sucede en el solsticio de Verano. Curiosamente, el trazo de la sombra correspondiente a los dos equinoccios es una línea recta orientada Este- Oeste. El resto de las líneas de fecha están trazadas a intervalos regulares de tiempo que corresponden a los días próximos al 21 de cada mes pero no a la fecha exacta del día 21 ya que nuestro calendario es irregular, con meses de distinta duración, además de la imprecisión comentada de los años bisiestos. Sin embargo, midiendo las pequeñas variaciones de la longitud de las sombras que se producían de un año a otro durante largos periodos se pudo medir la duración del año antes de la Era cristiana con precisión de minutos. Conviene fijarse en que el punto de convergencia de estas líneas no es la base del gnomon sino un punto del suelo situado donde está el texto informativo. Si pudiéramos poner el ojo en ese punto del suelo veríamos la estrella Polar centrada en el círculo del gnomon.
El gnomon nos da otra información interesante: el punto de fuga de cada línea hacia el Este y el Oeste nos señala la dirección de la salida y puesta del Sol cada día. Podemos ver que sólo sale por el Este los dos días de los equinoccios. Conforme avanza la Primavera la salida del Sol se va desviando hacia el Norte hasta llegar el Verano. Desde ese momento vuelve a acercarse al Este y a partir del Otoño comienza a desviarse hacia el Sur. Con el Invierno se completa el ciclo retornando de nuevo al Este. La causa es la misma que produce la variación de la altura del Sol y el cambio de duración de los días y las noches: la inclinación del eje de rotación terrestre. Todas estas variaciones periódicas juntas son las que dan lugar a las estaciones del año.

      

Todas las fotos fueron hechas por mí  el 11 de junio del 2010

Anuncios
Categorías: Granada, Granada capital, Relojes de sol en España | Etiquetas: , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: